2. Fabulosas fábulas

       Este relato, por la presencia de animales parlantes, parece imitar el estilo tradicional de las fábulas. Los cuervos tienen gran protagonismo en algunas muy famosas: El águila, el cuervo y el pastor, El zorro y el cuervo, La zorra y el cuervo gritón…

Pongamos como ejemplo las dos primeras: la del cuervo y el zorro, que tiene  versiones muy antiguas, como la griega de Esopo (s. VII A.C.), la medieval española (El conde Lucanor, s. XIV) o francesa (La Fontaine, s.XVII), e incluso la versión en verso española que aquí te presentamos, del s. XVIII, y la del águila, el cuervo y el pastor, que tienes a continuación:

 

                    A

EL CUERVO Y EL ZORRO

En la rama de un árbol,
bien ufano y contento,
con un queso en el pico
estaba el señor Cuervo.

Del olor atraído
un Zorro muy maestro,
le dijo estas palabras,
o poco más o menos:

“Tenga usted buenos días,
señor Cuervo, mi dueño;
vaya que estáis donoso,
mono, lindo en extremo;
yo no gasto lisonjas,
y digo lo que siento;
que si a tu bella traza
corresponde el gorjeo,
junto a la diosa Ceres,
siendo testigo el cielo,
que tú serás el Fénix
de sus vastos imperios.”

Al oír un discurso
tan dulce y halagüeño,
de vanidad llevado,
quiso cantar el Cuervo.

Abrió su negro pico,
dejó caer el queso;
el muy astuto zorro,
después de haberlo preso,
le dijo: “Señor bobo,
pues sin otro alimento,
quedáis con alabanzas
tan hinchado y repleto,
digerid las lisonjas
mientras yo como el queso”.

Quien oye aduladores,
nunca espere otro premio.

Félix María Samaniego

—————————————–

                    B

El águila, el cuervo y el pastor

Lanzándose desde una cima, un águila arrebató a un corderito.

La vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.

Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños.

Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella, y les dijo:

– Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.

 Pon tu esfuerzo y dedicación en lo que realmente estás preparado, no en lo que no te corresponde.                                                                               

                                                 ESOPO              

————————————————–               

Recuerda las características de la fábula:

Breve relato en verso o prosa protagonizado por animales u objetos personificados con intención didáctica, estructura sencilla y moraleja final.

¡Te toca a ti!

A partir de este inicio, crea una fábula que reúna todas sus características. Ponle un título adecuado (anímate a usar adjetivos que reflejen cómo son los personajes, añadir diálogos…) Puedes hacerlo en prosa, pero… ¿Te atreves en verso?:

…Había en un campo muy seco un espantapájaros que estaba muy solo.
Un día el espantapájaros vio muy cerca de donde se encontraba
a un cuervo con una pata atrapada en una trampa. Entonces movió como pudo su brazo de paja y de allí hizo deslizarse un palo que dejó libre al cuervo.
Este se lo agradeció mucho y le prometió que cuando necesitara ayuda él estaría allí para hacer lo que le pidiera…