2. Cuestión de sensibilidad

¿Por qué habrá elegido Bambert unas muñecas que, sin duda, han sufrido y necesitan ayuda?

Nuestra protagonista ha encontrado en la playa lo que otros han arrojado al mar o han perdido.

Relata el viaje de la muñeca o muñecas desde una playa asturiana:

¿Alguien las ha tirado? ¿Las han arrojado por estar rotas? ¿Han decidido ellas emprender un largo viaje?

Quizás se trate de una conspiración de muñecas.

O tal vez el ferry que sale de Gijón – Nantes haya sufrido algún percance.¿Sabías que tenemos una autopista del mar desde Asturias hasta la costa francesa?

Advertisements

11 thoughts on “2. Cuestión de sensibilidad

  1. El que mas me gustó fue “Las muñecas escapan a paris”, porque te enseña lo dura que era la vida en esa época, y de la suerte que tenemos de estar en esta vida, que lo tienes todo servido en la mesa, una educación, higiene, etc…

  2. Una mañana un señor con pinta estraña se acercó a la playa de Gijón y arrojó una gran bolsa negra al mar.Esa noche hubo una gran tormenta, lo que hizo que la bolsa se rompiera tras rajarse con una roca.En el interior de la bolsa habia unas muñecas que por lo que se podía observar parecía que estaban en muy buen estado.Pero, la pregunta era, ¿para que habrá tirado las muñecas al mar? Esa era una pregunta que se hacía un marinero que lo había visto todo.El marinero se disponía a recogerlas pero observó que había un gran oleaje que llevaría las muñecas a una playa de Francia y que allí alguien podría encontrarlas,recogerlas y cuidarlas.Y así fue, la pequeña niña acojió a las muñecas con los brazos abiertos, y las muñecas vivieron una vida llena de alegría junto con el amor de la pequeña niña.

  3. Todas las mañanas sale del puerto de Avilés un barquito dirigido por un hombre que era muy afortunado, tenia una mujer y una hija, las cuales eran muy buenas personas. Lo que les pasó es una historia muy triste. Un día estaban paseando por la calle, se metieron en medio de una manifestación y fueron agredidas por los mossos de escuadra hasta fallecer. El padre cuando se recuperó de su tristeza, se quiso deshacer de todo lo que le recordaba a las dos personas mas importantes de su vida, su mujer y su hija.La niña tenia un montón de muñecas y decidió tirarlas al mar y el resto de pertenencias las donó a las ONGs para niños pobres.

  4. ¿No habéis visto nunca la película de “Toy Story”? ¿Por qué las muñecas tienen que haber caído de un Ferry, como decía el padre de la niña? ¿Y si en realidad vienen de una guerra? ¿O …?

    Luna, una niña avilesina, tiene muchos juguetes. Todas las noches ellos cobraban vida y jugaban sin que su dueña los viera. Ahora ella tiene catorce años y ya no quiere las muñecas y los peluches, pues llenará los armarios y las estanterías de ropa. Su madre piensa llevarlos a una trituradora para poder reutilizarlos. Las muñecas van a escapar, cueste lo que les cueste. Son viejas y están rotas, pero están seguras de que alguien las querrá.
    -¿A dónde iréis? -preguntan los “ositos”.
    -Nos tiraremos al mar. Marcharemos de aquí. Queremos ir a París -contestan ellas.
    -¿Por qué?
    -Muñecas desnudas como nosotras… Necesitamos un modisto que nos vista. En París están las mejores casas de moda. Allí nos arreglarán, nos maquillarán, nos vestirán, nos harán muñecas antiguas muy valoradas. Así podremos encontrar un nuevo hogar. ¿Os apuntáis?
    -No. Nosotros no tenemos ya fuerzas. Os deseamos mucha suerte.
    Esa noche se tiraron todas al mar agarradas de la mano con el único deseo de llegar juntas a Francia. Solo necesitaban unas mareas que las llevaran hacia el noreste.
    Mientras, los “ositos” se preguntan si la escapada a París de sus emprendedoras amigas acabaría con éxito. ¿Lo sabes tú?

  5. Una noche a las 4:30 de la noche en un vertedero había montones y montones de muñecas. La mitad de las muñecas (el 50%) cayó al mar por culpa del viento, el 20% fue a caer en la playa francesa Canet de Rousillon y mientras el 30% de las muñecas fueron a parar a la playa asturiana de Pormenande. La playa francesa Canet Rousillon tiene un puerto deportivo y también tiene todas las actividades de ocio para vivir en una playa activa. La playa de Pormenande es una playa hecha toda de piedras (en vez de arena).Hay al final de la playa muchas pozas y un trampolín bastante alto para saltar al agua.

  6. Clara salió de su casa con su muñeca en brazos. Su casa estaba al lado del muelle en la ciudad de Luanco, pero al tropezar con un palo la pequeña niña cayó al suelo. Su muñeca no tuvo tanta suerte y terminó en el mar flotando a la deriva. Esa noche hubo una gran tormenta que arrastró a la muñeca lejos del lugar. A la mañana siguiente en una playa de Francia otra niña encontró a la muñeca tirada sobre la arena, la recogió y se la llevó a su casa donde la muñeca encontró otro hogar y fue muy feliz

  7. Una mañana soleada un anciano que se acababa de jubilar y era dueño de una juguetería decidió llevar los juguetes a sus nietos pero como eran todo niños claramente no querían las muñecas. Así que decidió irse por la noche a la ría de Avilés y tirarlas sin que nadie lo viera. Pero no contó con el importante dato de que los marineros trabajan de noche algunos y por mala suerte lo vieron pero no le dijeron nada.
    A la mañana siguiente un día con muchas nubes fue el marinero a observar si las muñecas seguían ahí. Al apreciar que la marea todavía no se las había llevado le surgieron muchas dudas sobre si recoger o no las muñecas. Al final decidió recogerlas. Pero antes de que pudiera cogerlas empezó a llover y a tronar y la marea se las llevó. Entonces el marinero empezó a pensar en lo feliz que podía haber hecho a muchas niñas si las hubiera dado pero estaba feliz porque sabía que aunque no las pudiera recoger él alguien se las encontraría y las cuidaría.

  8. Una vez había en la isla de Creta una muñeca que pertenecía a un cangrejo que se llamaba Rufus que vivía en la playa de la isla. Un día el cangrejo estaba jugando con su muñeca cerca del mar y vino una ola y se la llevó, y el pobre cangrejo se quedó muy triste. Así empezó la larga travesía para la muñeca. Cuando estaba navegando por la costa italiana se encontró con un pez que empezó a hablar, hablar y hablar. La muñeca que ya estaba harta empezó a correr más que Usain Bolt.
    De tanto correr llegó al Océano Atlántico y el agua la llevó hasta el Mar Cantábrico y llegó hasta la playa de Salinas. La típica playa en la que va la gente del pueblo y alguna que otra persona más o sea bastante tranquila y normal. Bastante arena y mar a lo lejos con un paseo marítimo. Entonces pasaba por ahí Elena, ya sabéis la típica niña que está ahí por que sí. Recogió la muñeca y la llamó Hestia y fue su mejor amiga.

  9. Érase una vez Zoe, la reina de los juguetes, la más bella muñeca. Zoe era una chica feliz, casada con un apuesto soldado de plomo llamado Carlo. El día 25 de julio dejaron de ser una bella pareja, y pasó a ser una hermosa viuda desconsolada de la terrible muerte de su marido. Este fue asesinado por su dueño, en Salinas (su ciudad natal y en la que aún vive), al hacer un gran lanzamiento al muro de frontón. Zoe, desconsolada de aquella triste pérdida, reunió a todas las muñecas asturianas y les mandó ir a la playa de Salinas, entrar al mar y aguantar debajo del agua hasta caer muertas. La playa de Salinas es conocida por su gran oleaje su forma alargada. Nunca se supo más de las muñecas, hasta que una niña, en una playa francesa, las encontró.

  10. ¡Hola! Soy una muñeca de trapo y junto a mis amigas vamos a ir a Nueva York de viaje a ver a nuestro antiguo dueño Rufino Mandarino que tiene muchísimas ganas de vernos. Vamos a coger un ferry que ha venido a Avilés transportando turistas con ganas de ver uno de nuestros edificios famosos, el Niemeyer o también con fines turísticos o de visitar familia o amigos. Decidimos que el jueves a las 8:30 subiríamos al ferry y sin que nadie se diera cuenta nos meteríamos a las bodegas hasta el final del trayecto.
    Y así hicimos. Casi al oscurecer nos subimos al ferry sin que nadie se diera cuenta y emprendimos nuestro viaje.
    Al llegar a Nueva York vimos a nuestro dueño bastante impaciente esperando en el puerto. Nosotras al verle nos pusimos muy felices, pero tendríamos que ser cautelosas porque ¡mucha gente se extrañaría de ver muñecas parlantes!
    Nuestro dueño al vernos nos cogió y nos dio un fuerte abrazo y nos contó lo mucho que nos había extrañado. Pero nosotras debíamos volver a Avilés con nuestro dueño Gabino que también nos echaba mucho de menos. Así que partimos de nuevo a Avilés despidiéndonos de nuestro dueño con un gran saludo mientras nos alejábamos por el inmenso océano.

  11. EL VIAJE DE LAS MUÑECAS

    Tras la fuerte crisis que hay en el norte de España, una fábrica de muñecas que había cerca de Salinas cierra.

    Ahí comienza mi historia. Soy una Barbie, una de tantas. Al cerrar la fábrica un malnacido nos tiró a todas las que ya no debíamos salir al mercado al mar, a una playa llamada Salinas, muy fría y desagradable, porque estábamos en invierno y, al subir marea, subió mucho y las corrientes nos llevaron a donde quiso el destino. Muchas fueron a partes remotas del mundo, otras al romperse, se hundieron y acabaron en el fondo del mar. Yo fui una de las “afortunadas” que acabó en una playa de Francia, desmontada, y con otras compañeras.

    La verdad, a pesar de la tragedia, mejoramos en calidad de vida porque si no hubiésemos acabado en un plástico solas y en casa de una niña solas. De esta manera una niña nos recogió, nos cuidó y ahora estamos todas juntas y felices con nuestra dueña.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s