5. ¿Y si…?

El cuento termina de una manera muy triste, ¿no te parece? Imagina que eres Bambert y dale una segunda oportunidad a Jean Batiste.

Continúa la narración como si lo hubieran soltado tras su detención.

¿Se ha quedado con un poco del tesoro? ¿Su vida continúa igual, como aprendiz de zapatero, o quizá ha cambiado? ¡Cuéntanoslo!

Anuncios

16 pensamientos en “5. ¿Y si…?

  1. …Encarcelan a Jean Baptiste, pero un hombre millonario vio que el chico repartió su oro, por lo que no mintió, por lo que lo sueltan y acaba sus días como zapatero.

  2. … Jean Baptiste logra escapar y vive el resto de sus dias en una casita al norte del pueblo solo, con el poco oro que le queda después de haberlo repartido a los pobres.

  3. Jean Batiste se escapó y los guardias, al ver que en el fondo no había robado nada, dejan que se vaya. Pero…¿cómo escapó? Todos los mendigos se rebelaron y fueron a salvarle.

  4. …Encarcelan a Jean Baptiste, pero una mañana oye una voz que proviene de la celda de al lado. La voz le dice que abra la celda. Este piensa que son imaginaciones suyas, pero por alguna extraña razón lo hace y ¡la puerta se abrió! Cuando fue a darle las gracias a quien le había hablado, no había nadie…

  5. Cuando Jean Baptiste fue a la cárcel no se resistió, pero cuando se quedó solo en la celda se quedó dormido un buen rato y luego oyó un ruido y se levantó. Se encontró con un niño de unos siete años que estaba pegado a los barrotes de la celda, se levantó y lo llamó. Se acercó y le cogió de la mano. De repente de sus manos salió una luz inmensa y los dos aparecieron en la calle, frente al palacio. Decidieron irse a otra ciudad y vivieron felices porque Jean Baptiste adoptó al niño que, por cierto, se llamaba Sisón.

  6. Cuando los policías le capturaron, le encerraron en el coche pero él se escapó ya que uno de los policías era cómplice del robo. Al otro policía le atraparon en el coche y los otros dos se escaparon y se fueron muy lejos de esa zona. Donaron el dinero a una ONG.

  7. Jean Baptiste escapa gracias a que es domador de dragones. Llama a sus mascotas favoritas Flamita y Chispitas que chamuscan y llevan a su domador a un pueblo lejano llamado Villazarcillo. Allí los dragones crían bebés y Jean Batsite cría una granja de dragones.

  8. Después de haber sido encerrado por la policía Jean Baptiste pensó en lo ocurrido y porque el maestro le mandó hacer eso, cuando de repente escucho un alboroto en la comisaría y ve a un mendigo ayudandole a escapar.
    Los mendigos le fueron a salvar de la condena por ayudarles, tras darles el dinero del tesoro para que pudiesen comer. Lo que Jean Baptiste no sabía dado cuenta es que la carta escrita por el maestro, en la parte trasera ponía: ” EL QUE DA RECIBE POR SU TRABAJO”

  9. Después de ser encerrado, Jean no sabía lo que hacer . No se creía que el futuro hubiera descrito que él acabara allí, de modo que comenzó a pensar cómo conseguiría escaparse. Pasaron semanas en las que Jean no quitaba el ojo de cómo funcionaban los cambios de guardia, donde dejaban las llaves, a qué horas daban la comida, etc . Pero no se le ocurría nada , por más que pensaba en un plan no conseguía llevarlo a cabo por la alta seguridad de la zona . Un día, mientras estaba en la cama descansando. escuchó un susurro procedente de la celda de al lado, así que decidió acercarse. De repente una mano le coge del cuello de su camisa y lo empotró contra los barrotes de la celda, quedando inconsciente en el acto. Unas horas después se encontraba en una cama de una lujosa habitación , y de pronto ve como una mujer abre la puerta. Perdido y desorientado pregunta dónde está, y la mujer le contesta que ha permanecido inconsciente, debido a un golpe en la cabeza que se había dado al bajar a unas catacumbas. Y es que Jean Batiste no había robado el dinero sino que se había caído al bajar a las catacumbas

  10. A los pocos días de que llegará la cárcel , una mañana pudo escuchar un sonido . Él decidió seguir el sonido hasta que se encontró con un pájaro . Y siguió el pájaro hasta que el pájaro se paró en un momento . Se giro y pudo observar una puerta entreabierta . Él cogió el pájaro y salió corriendo sin mirar atrás .

  11. Tras pasar unos cuantos días en prisión, por fin un día fueron unos guardias para darle la libertad, pero con una condición, debía marcharse de la ciudad para no causar más problemas. Y así lo hizo, con cierto pesar se despidió de sus amigos mendigos que le estaban infinitamente agradecidos por todo. Recogió sus escasas pertenencias y emprendió el rumbo a conocer nuevos lugares.

  12. Tras la detención de Jean Baptiste, los pobres con los que compartió el tesoro se revelan contra la autoridad y consiguen liberarlo, le ayudan ofreciéndole una parte del dinero que Jean Baptiste, había compartido con ellos. Decide montar su propio negocio de zapatero y tras unos años logra conseguir tanta fama que gente de todo el mundo acude a su zapatería parea reparar sus viejos zapatos o para comprar otros nuevos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s