3. El hallazgo de un tesoro

 un tesoro en la arena

No siempre los tesoros son “valiosos”.

Todas las mañanas, cuando la marea aún estaba baja, el muchacho acudía a la playa para recoger los objetos que las olas habían empujado hasta la arena: maderos, toneles, cajas, latas, botellas…

El mar puede traerte, como a nuestro personaje, algo muy especial para ti, aunque su valor económico pudiera ser insignificante. Escribe una narración sobre ese hallazgo. Puedes, si lo deseas, ilustrarla con un dibujo o una  fotografía.

Anuncios

8 pensamientos en “3. El hallazgo de un tesoro

  1. Yo no lo encontré, sino mi padre, pero es algo muy importante en la historia de mi familia.Se hallaron en la playa de los Pinos ( Santoña ).
    Son un puñado de balas de la guerra deterioradas por el salitre del mar por el paso de los años.
    Si esas balas nunca se hubiesen disparado, a lo mejor estaría aquí mi abuelo y muchas personas más.
    Su precio actual no es nada, pero costaron, en su día, miles de vidas inocentes.

  2. HISTORIA DE UNA ESTRELLA
    Todo comenzó el verano pasado, mientras daba un paseo con mi abuela por la playa de San Lorenzo.
    Iba descalza por la orilla del agua. La marea estaba bajando y dejaba restos de ramas y algas por todas partes. Mi pie se enredó en una cadenita y, al agacharme a cogerla, salió un colgante unido a ella. Era una pequeña estrella de oro. Al darle la vuelta leí unas iniciales: “A.G.” y una fecha: 18/06/1941.
    Mi abuela y yo nos sorprendimos mucho al comprobar que las iniciales eran las mías y el día y mes de mi nacimiento.
    Al llegar a casa, decidimos poner un anuncio; tal vez aquel colgante era un recuerdo de familia y podría tener un gran valor sentimental para la persona que lo había perdido.
    Días más tarde, la dueña del colgante que encontré en la playa se había puesto en contacto con mi abuela. Quedamos con ella en una cafetería. Nos encontró enseguida. Era fácil, una abuela y su nieta pelirroja.
    Su nombre era Ana Gómez. Una señora mayor elegante y muy guapa. Ojos azules y pelo blanco recogido en un moño alto.
    Mientras tomábamos un café, y después de darnos repetidas veces las gracias, nos contó la historia de su estrella:
    “Mi madre me regaló ese colgante cuando cumplí diez años. Fue su último regalo ya que poco después falleció. Desde entonces siempre lo he llevado puesto hasta que hace unos días, una ola me lo arrancó mientras me bañaba.
    Tu abuela, Andrea, me ha contado que has nacido el mismo día que yo, y que tus iniciales también son A.G. Por eso y como agradecimiento por haberme devuelto mi estrella, quiero hacerte este pequeño regalo.
    Abrí una cajita envuelta en papel de seda. Dentro había una estrella parecida a la de ella. Estaba grabada: A.G. 18/06/2004

  3. Un tesoro regalado
    Era un día caluroso de verano, decido ir a la playa, cojo mis cosas y bajo andando a la playa, cuando llego pongo la toalla sobre la arena me quito la ropa y después decido meterme en el agua, veo que está muy fría, así que me meto poco a poco hasta que me acostumbro y nado durante quince minutos.
    Cuando salgo voy hacía mis cosas, cojo otra toalla que traje por si acaso, me seco, después me siento sobre la arena, me echo crema para no quemarme y tomo el sol durante treinta minutos.
    Cuando pasa el tiempo, cojo mi móvil, veo que son las siete y veinte de la tarde, decido ir tirando para casa, la arena estaba muy caliente, abrasaba tanto como caminar sobre brasas, entonces me baño otra vez y nado durante un buen rato.
    Cuando pasa el tiempo me vuelvo a secar, me cambio de bañador, me pongo la camiseta rosa de tirantes y unos shorts vaqueros, cuando , de repente, veo que una chica se está ahogando, tendría diecisiete años como yo, decido acercarme a ella para ayudar porque se algo sobre salvamento. Los especialistas, es decir, los socorristas me dicen que no hace falta que nos ayudes, decido que me da igual.
    Hago lo que ellos me mandan para salvarla, veo que empieza a despertarse y pregunta con voz ronca: ¿ quien…me ha…salvado…?, le digo yo, por cierto me llamo Mayuly, ella me dice, gracias y toma esto, es una concha fosilizada que da mucha suerte, es mi amuleto de la suerte.
    Le digo, gracias eres muy amable, pero no , gracias porque es tuyo, ella me dice; no pasa nada, tengo más, la cojo y me la guardo. Les digo, me tengo que ir a mi casa, ellos me dicen gracias, Mayuly por tu ayuda, les digo : es mi deber como buena persona que soy, ayudar a los demás.
    Me voy para casa con una gran sonrisa, desde ese día soy socorrista y siempre estoy buscando conchas fosilizadas para recordar ese momento y para completar mi colección.
    FIN

  4. UN TESORO VERDE
    Un día de invierno, en la playa de Muniellas, en Bayas, Castrillón, mi abuela y yo paseábamos mientras mi abuelo pescaba en el mar. Después de dar unas cuantas vueltas por la playa, me llamó la atención algo que brillaba semienterrado en la arena bajo el agua. Al principio pensé que no era nada, pero después me lo pensé mejor y creí que no perdía nada en ir a averiguar que era. Cuando me acerqué vi que brillaba con un fuerte brillo verde, lo recogí y vi que era una piedra verde, parecía que estaba pulida. Mas tarde, le enseñé a mi tío la roca , porque él es geólogo, y me dijo que era una malaquita pulida. Y desde entonces la guardo como un tesoro.

  5. La playa estaba desierta y ya empezaba a anochecer. Pero yo siempre iba a la playa a esas horas. Me transmitía una tranquilidad y una calma que no conseguía en ningún otro sitio. También aprovechaba este momento del día para limpiar la playa de la basura que la gente dejaba durante el día.
    Cuando estaba apunto de marcharme, vi por el rabillo del ojo un destello en la orilla del mar. Me descalcé, me remangué los pantalones, y me metí en el mar. El agua estaba muy fría. Fui hasta donde había visto el destello, y encontré una botella. Cuando estaba a punto de tirarla a la bolsa donde estaba el resto de la basura, me di cuenta de que había un papel dentro. Intrigada, abrí la botella y lo saqué. Había una nota escrita con una caligrafía apretada, que decía:
    “Hola, soy Zoe. Era pasajera en un avión que se cayó al mar. Los demás pasajeros, la tripulación y yo estamos en una pequeña isla cerca de donde se estrelló el avión.”
    Rápidamente,me calcé y fui corriendo hasta casa. Allí, dejé la bolsa de la basura en el comedor, y les mostré la nota a mis padres.
    Mi madre se marchó al Ayuntamiento a entregarla, y cuando volvió, me dijo que ya los habían rescatado, pero que el alcalde le daría la nota a Zoe para que ella supiera que alguien la había encontrado.
    Pasaron las semanas, y poco a poco me fui olvidando de la botella y la nota. Un mes después, recibí una carta de Zoe, en la que me decía que se alegraba mucho de que alguien hubiese encontrado su nota, y que le apetecía conocerme.
    ***
    Así fue como conocí a la que ahora es mi mejor amiga, Zoe. Y así fue como conseguí que el Ayuntamiento se fijase en la basura de la playa, y el problema que esta suponía para el medio ambiente. Ahora, un grupo de voluntarios se reune con Zoe y conmigo cada tarde para limpiar la playa, y juntos, hemos conseguido que pongan más papeleras en el paseo marítimo.

  6. *LA HISTORIA DE LA UNIÓN DE DOS FAMILIAS*
    Un día paseando por la playa del Silencio, encontré una persona que me dijo lo siguiente, “¿Has visto un amuleto como este?, Mientras he caminado, he perdido este objeto tan valioso e importante, si lo ves, avísame urgentemente, toma mi número de teléfono, por si lo acabas encontando” El señor se marchaba muy tenso y preocupado…
    A la semana siguiente, por una casualidad muy grande nos volvimos a encontrar en el mismo lugar, él seguía tan nervioso como la semana anterior. Me reconoció “Eh, tú eres la niña de la otra vez”, replicó y yo contesté, “Sí”, ¿Has encontrado ya ese valioso amuleto?, debe de ser muy importante…Rápidamente me empezó a contar su fantástica historia, contando que su padre cuando fue a la guerra tuvo que pasar en barca por aquella playa y que se le había caído esa mitad del amuleto…cuyo amuleto me había dado mi padre a mí antes de fallecer, ¿He tenido un hermano todo este tiempo?

  7. Un día mi tío, mi prima y yo no sabíamos qué hacer en un día no muy caluroso de verano, no hacia suficiente calor para ir a la piscina ni suficiente frío como para quedarse en casa. Estábamos viendo la televisión cuando de pronto vimos que estaban retransmitiendo un documental sobre fósiles y eso le hizo a mi tío recordar que el de de pequeño había encontrado un trozo de un fósil en una excursión del colegio. Nos lo contó y mi prima y yo quedamos fascinados al oír la historia al completo . Le rogamos a mi tío que nos llevará a esa playa (que no sé dónde está ) y él accedió.
    Una vez llegado allí comenzamos a correr por la arena jugando al pilla pilla mientras mi tío nos grababa. En una de mis rápidas carreras tropecé con algo y me caí.
    Mi tío, al estar ya acostumbrado a que me cayera tanto. se rió. Yo no me había hecho daño , sin embargo había encontrado un “tubo” que parecía estar hecho de piedra y ser muy antiguo. Como ya era tarde mi tío nos llamó y nos fuimos a casa, pero en el trayecto de vuelta yo no podía parar de pensar de dónde podía haber salido ese tubo. Tubo que toda mi familia menos mi prima y yo pensaban que era un tubo normal recubierto por las sales del mar…

  8. El pez revoltoso
    Hace aproximadamente tres años, en verano, estaba con mi familia en una playa de Chipre, la playa de las olas como la llamamos nosotros. Me estaba bañando con mi padre y mi hermano cerca de la orilla cuando de repente mi padre vio un pez que se movía de una manera muy rara. Entonces, lo atrapó y vio que no era un pez…¡Era un billete de 50! Estaba empapado, pero lo dejamos secar y quedó perfecto. Lo curioso es que ese mismo día volviendo de la playa caminando, nos encontramos otro billete, esta vez de 5, en la acera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s